Necesidad de planificación en los países en desarrollo (9 maneras) | Ciencias económicas

La mayoría de los países en desarrollo estaban bajo el dominio colonial antes de 1950. Fueron muy explotados por las potencias coloniales. Por ejemplo, India, que alguna vez fue bastante próspera, se volvió subdesarrollada y pobre durante el dominio británico. Sus artesanías no podían competir con los productos industriales baratos importados, y como resultado los artesanos y trabajadores empleados en ellos quedaron desempleados. Para ganarse la vida, también buscaron empleo en la agricultura. Con esto, demasiadas personas llegaron a trabajar en la agricultura de lo requerido, lo que resultó en un desempleo encubierto a gran escala.

Al lograr liberarse del dominio colonial, adoptaron la planificación económica como un medio para desarrollar sus economías.

Es decir, en lugar de depender del mecanismo del mercado para lograr la asignación óptima de recursos y lograr el crecimiento y el desarrollo económico, el Estado a través de una planificación económica adecuada tiene que desempeñar un papel importante de las siguientes maneras:

1. Corregir imperfecciones del mercado :

Los mercados en los países en desarrollo se caracterizan por imperfecciones generalizadas. Los mercados de productos se caracterizan por imperfecciones generalizadas. Los mercados de productos se caracterizan por monopolios, oligopolios y otras formas de mercados imperfectos. Bajo estas formas de mercado, las empresas tienen mucho poder de mercado para influir en el precio al restringir su producción. El ejercicio de este poder de mercado es más común cuando las empresas disfrutan de rendimientos crecientes a escala.

Los precios en estos mercados no reflejan sus valores sociales y se establecen por encima del costo marginal de producción y, por lo tanto, conducen a una producción menos que socialmente óptima. Es necesario que el gobierno regule los precios de los bienes, especialmente los de productos esenciales como medicamentos, leche, jabones, detergente, cemento, acero, productos derivados del petróleo como la gasolina, el diesel, el GLP, etc. Además, la Comisión de Competencia debería garantizar que las fusiones no conducen a la aparición de monopolios o la formación de carteles.

Además, los mercados de factores imperfectos prevalecen en los países en desarrollo debido a que los precios de los factores determinados no reflejan el costo de oportunidad social. Bajo la presión de los sindicatos, el trabajo está sobrevalorado y paga salarios más altos que su productividad. Por otro lado, para proporcionar incentivos a los inversores, el capital está infravalorado en comparación con su valor de escasez al proporcionar varias exenciones fiscales, una política de tasas de interés más bajas del Banco Central de los países en desarrollo. La sobrevaluación del trabajo y la subvaloración del capital conducen al uso de técnicas de producción intensivas en capital que causan un aumento en el desempleo del trabajo. Asimismo, el tipo de cambio de la moneda nacional de un país en desarrollo puede estar sobrevaluado, lo que desalienta las exportaciones y alienta las importaciones y provoca dificultades de balanza de pagos de un país.

Es evidente desde arriba que la imperfección en los mercados de productos, factores y divisas de los países en desarrollo conduciría a la ineficiencia económica o la falta de optimización de Pareto y, por lo tanto, sería incapaz de alcanzar el máximo valor social. Por lo tanto, existe un caso para el papel del Estado y su planificación para eliminar estos factores de distorsiones de precios si se quiere alcanzar el objetivo de la eficiencia económica.

2. Garantizar los beneficios de las externalidades positivas en la asignación de recursos y el crecimiento económico :

Incluso cuando prevalece la competencia perfecta en los mercados, no hay garantía de que se produzcan niveles óptimos sociales de ciertos bienes importantes que generen externalidades positivas sustanciales. Los ejemplos más importantes de tales bienes son las instalaciones educativas y de salud que tienen externalidades positivas sustanciales y deben proporcionarse por debajo de su costo de producción o incluso de forma gratuita. Es el Estado quien puede proporcionarlos en cantidades adecuadas mediante una planificación adecuada.

El sector privado, guiado como es por motivos de lucro, no los produciría gratis o por debajo de su costo de producción. Es bien sabido que las llamadas escuelas públicas en la India no solo cobran altas tasas de matrícula a los estudiantes, sino también enormes tasas de capitación para la admisión. Los institutos de ingeniería y medicina administrados por fideicomisos del sector privado exigen varias lakhs de rupias como tarifa de capitación para la admisión en ellos. Obviamente, el público en general o los hombres comunes no pueden admitir a sus hijos en estas instituciones privadas para la educación.

Del mismo modo, en hospitales privados como Apollo, Fortis y Max, los cargos son tan altos que solo los ricos pueden recibir tratamiento en ellos, mientras que el hombre común se ve privado de un tratamiento adecuado para mantener su salud. Debido a la generación de externalidades positivas, los servicios de educación y salud tienen un alto valor social que no se refleja en los precios de mercado. En el pensamiento económico moderno, los servicios de educación y salud se denominan capital humano debido a su importancia crucial para el crecimiento económico, pero el sector privado guiado por las fuerzas del mercado no realiza una inversión adecuada en estos sectores.

Por lo tanto, para acelerar el crecimiento económico y proporcionar justicia social, es de suma importancia que el Estado a través de la planificación haga una inversión adecuada en ellos. La planificación estatal en estos recursos de mano de obra (es decir, educación y salud) no solo acelerará el proceso de crecimiento económico sino que también ayudará a erradicar la pobreza. Todaro y Smith escriben: “Debido a que tales bienes, como los servicios de educación y salud, deben valorarse a un precio inferior a su costo o incluso gratis, el sector privado no tiene ningún incentivo para producirlos. Por lo tanto, el gobierno a menudo es responsable de proporcionar estos bienes para garantizar un mínimo de bienestar. En vista del crecimiento de la población y la pobreza que caracterizan a muchos países en desarrollo, es probable que la actividad del sector público en esta área continúe expandiéndose ”.

Además del capital social representado por los servicios de educación y salud, la infraestructura física, como la generación de energía, el carbón y el gas, las instalaciones de transporte (incluidas las carreteras y autopistas), las publicaciones y los telégrafos también crean externalidades positivas y sus suministros cortos son un obstáculo importante para acelerar el crecimiento económico. . El sector privado impulsado por las fuerzas del mercado no tiene incentivos para hacer una inversión adecuada en ellos, ya que gran parte de sus beneficios se acumulan para otros. Por lo tanto, ahora se reconoce que la planificación en los países en desarrollo debería hacer una inversión adecuada en ellos para lograr una mayor tasa de crecimiento económico.

3. Para corregir la falla del mercado debido a información imperfecta :

Otra imperfección importante del mercado en los países en desarrollo es la falta de información y la presencia de incertidumbre que enfrentan tanto los productores como los consumidores. Joseph E. Stieglitz enfatiza acertadamente que incluso si los mercados son competitivos, casi nunca son eficientes cuando la información es imperfecta o asimétrica. Por información asimétrica se entiende que las dos partes en el mercado, mientras que una parte tiene información completa sobre el bien, el servicio o la seguridad financiera que se vende, la otra parte carece de la información necesaria al respecto.

Al escribir sobre la crisis financiera que surgió del estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, dice que los inversores en los valores contaminados no tenían la misma información sobre la calidad de los valores que los bancos o las instituciones de inversión que los emitían. Según Stieglitz, esta información asimétrica desempeñó un papel crucial en la aparición de la crisis financiera en los EE. UU. En 2008, cuando estalló la burbuja de la vivienda secundaria.

Stieglitz también presenta defectos en el llamado modelo de expectativas racionales de Lucas según el cual los inversores son racionales y su comportamiento garantizará la estabilidad en el mercado. Refiriéndose a la crisis financiera de 2008 en los Estados Unidos, escribe: “Una larga línea de investigación ha demostrado que incluso utilizando los modelos de la llamada escuela de economía de 'expectativas racionales', los mercados podrían no comportarse de manera estable y que puede haber burbujas de precios . De hecho, la crisis de 2008 ha proporcionado una amplia evidencia de que las expectativas están lejos de ser racionales, pero los defectos en la línea de razonamiento de las expectativas racionales, a saber, suposiciones ocultas, como que todos los inversores tienen la misma información, habían sido expuestos mucho antes de la crisis ".

Además agrega: "Así como la crisis ha revitalizado el pensamiento sobre la necesidad de regulaciones, también ha dado un nuevo impulso a la exploración de hilos alternativos de pensamiento que proporcionarían una mejor comprensión de cómo funciona nuestro complejo sistema económico".

Del mismo modo, hablando de las situaciones que prevalecen en los países en desarrollo, Todaro y Smith escriben: “En muchos países en desarrollo, los productores a menudo no están seguros sobre el tamaño del mercado local, la presencia de otros productores y la disponibilidad de insumos (tanto nacionales como importados). Los consumidores pueden no estar seguros acerca de la calidad y disponibilidad de los productos y sus sustitutos. Además, en contraste con sus contrapartes en los países desarrollados, los productores y consumidores generalmente carecen de las herramientas para descubrir esta información porque se hace poco por medio de la comercialización. En tales circunstancias, el comportamiento de maximización de utilidades y utilidades puede basarse en información incorrecta y, por lo tanto, no conduce a una asignación eficiente de recursos. La planificación por parte del gobierno puede intentar proporcionar esta información o puede decidir intervenir en el mercado guiando a los productores y consumidores ".

4. Acelerar la formación de capital y el crecimiento económico:

Además, el mercado no solo no logra alcanzar la eficiencia en la asignación de los recursos actuales en un momento dado. Sin embargo, es posible que no opere eficientemente en la asignación de recursos a lo largo del tiempo, es decir, que no garantice una tasa de inversión adecuada que se requiere para lograr una rápida acumulación de capital para aumentar la capacidad productiva y el consumo en el futuro. Esto también muestra la importancia de planificar la asignación de recursos a lo largo del tiempo. La formación de capital es un requisito previo para el crecimiento económico.

Aunque existen grandes desigualdades en la distribución del ingreso en los países en desarrollo que deberían garantizar una mayor tasa de ahorro privado, pero debido al consumo conspicuo de los ricos y al efecto de su efecto demostrativo en las personas de clase media alta y media, la tasa de ahorro privado determinado por el mecanismo del mercado no es lo suficientemente grande como para satisfacer las necesidades de mayor tasa de inversión o formación de capital. Por lo tanto, es a través de medidas apropiadas de política fiscal y monetaria que pueden aumentar el ahorro total y la acumulación de capital para acelerar el crecimiento económico. En este sentido, la inversión en infraestructura, tanto física como social, es de crucial importancia. El sector privado, impulsado por las ganancias, puede no tener ningún incentivo ni fondos suficientes para realizar una inversión adecuada en ellos.

Además, es importante señalar que el desarrollo económico es un proceso de cambio estructural. El mercado puede 'funcionar bien en la asignación de recursos al margen desarrollando algunas industrias más y permitir que otras disminuyan, pero generalmente es ineficaz en la transformación estructural de la economía en desarrollo que requiere una visión amplia y a largo plazo del proceso de crecimiento. Por lo tanto, el papel activo en hacer un cambio estructural deseado de la economía es esencial. Todaro y Smith escriben correctamente: “El mercado puede ser ineficaz para producir grandes cambios discontinuos en la estructura económica, cambios que pueden ser cruciales para el desarrollo a largo plazo del país. Por lo tanto, el gobierno puede tener que intervenir en sectores cruciales para el desarrollo del país para garantizar que cambien con el tiempo y prosperen ”.

Es evidente desde arriba que, debido a las imperfecciones generalizadas y los requisitos especiales para erradicar la pobreza absoluta y el desempleo crónico y provocar cambios estructurales, el mecanismo del mercado no logra y, por lo tanto, se necesita una intervención gubernamental activa para lograr los resultados deseados. Además, el funcionamiento libre del mecanismo de mercado sin regulación por parte del gobierno puede producir una distribución del ingreso muy desigual que puede suponer un peligro para la estabilidad social y económica.

Sin embargo, esto no debería significar que el gobierno debería hacer todo y aplicar controles estrictos al sector privado y al funcionamiento del mecanismo del mercado. De hecho, como hay fallas del mercado, también hay fallas del gobierno. Lo que se necesita es la combinación juiciosa de roles del sector privado y del gobierno para lograr no solo un rápido crecimiento económico sino también para asegurar una distribución equitativa de los ingresos y la erradicación de la pobreza y el desempleo.

Para concluir en palabras de los profesores Todaro y Smith, “Ninguna agencia de Planificación Central es capaz de regular la amplia gama de diferentes bienes y servicios, ni sería deseable. Más bien significa una cooperación mayor y más efectiva entre los sectores público y privado. También significa que los gobiernos deben tratar de determinar en qué áreas puede operar el mercado de manera más eficiente y en qué áreas los gobiernos pueden lograr los mejores resultados dados sus propios recursos humanos limitados. Esta asociación entre el sector público y el sector privado a través de una política industrial proactiva del gobierno es una lección clave de las historias de éxito de Corea del Sur, Taiwán y Singapur ".

5. Acelerar el desarrollo industrial :

Había dos características principales de la política económica de los países en desarrollo, especialmente India, que enfatizaban el papel de la planificación y la intervención del Estado en el proceso de desarrollo de la economía hasta 1980. Primero, para acelerar el crecimiento económico e industrial, los economistas y planificadores reconocieron que elevar la tasa de ahorro e inversión fue esencial para acelerar la tasa de crecimiento económico. Se pensó que el sector privado por sí solo no sería capaz de lograr una mayor tasa de ahorro e inversión requerida para romper el círculo vicioso de la pobreza. Por lo tanto, el Estado tuvo que intervenir para recaudar recursos a través de su política fiscal y monetaria y así aumentar la tasa de ahorro e inversión. Esto hizo que la planificación y la expansión del sector público fueran esenciales para acelerar el crecimiento económico.

En segundo lugar, la estrategia de desarrollo adoptada en el segundo y tercer plan quinquenal de la India hizo hincapié en la industrialización, con énfasis en el desarrollo de industrias pesadas básicas y de bienes de capital. Esto implicaba asignar una mayor proporción de recursos invisibles a las industrias de bienes de capital que a las industrias de bienes de consumo. No se puede esperar que el sector privado, impulsado por el motivo de las ganancias, asigne recursos suficientes al crecimiento de las industrias de bienes de capital. Por lo tanto, el papel de la planificación y el sector público se consideró esencial para el rápido crecimiento de las industrias pesadas básicas.

Países latinoamericanos como Brasil y México, luego de liberarse del dominio colonial, también adoptaron la industrialización que sustituye las importaciones para lograr un rápido crecimiento económico. Dieron mayor prioridad al desarrollo de las industrias de bienes de consumo en lugar de las industrias de bienes de capital. Pero para lograr el desarrollo industrial no confiaron en el mercado y el sector privado, sino que el Estado y la planificación jugaron un papel crucial en su crecimiento económico.

Del mismo modo, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur, en lugar de la industrialización que sustituye las importaciones, adoptaron una estrategia de crecimiento industrial basada en la exportación. Contrariamente a la percepción popular, el Estado desempeñó un papel importante en la facilitación y promoción de las exportaciones del sector privado.

6. Promoción del crecimiento agrícola:

Aunque se dio prioridad a la rápida industrialización para lograr la transformación estructural de sus economías, los países en desarrollo (incluida la India) no descuidaron por completo la agricultura. A diferencia de los países comunistas en la década de 1950, la agricultura se dejó al sector privado para desarrollarla. Sin embargo, en la India se llevaron a cabo reformas agrarias para proteger a los inquilinos del desalojo y se fijaron rentas justas a cargo de los propietarios. También se hicieron intentos en la India para redistribuir la tierra después de fijar los límites máximos de las tierras.

Pero el rápido crecimiento de la agricultura en sí requiere una gran cantidad de intervención y planificación del Estado. Las reformas agrarias en la agricultura, el suministro de crédito adecuado a los agricultores, el desarrollo de infraestructura como riego, energía y caminos fueron necesarios donde la planificación y el Estado podían desempeñar un papel importante.

7. Regulación del mercado y del sector privado por parte del Estado :

Hay otro aspecto importante del papel del Estado y la planificación en el desarrollo de la economía india que dominó el pensamiento económico en el período anterior a la reforma. Si bien el sector privado tuvo un papel importante que desempeñar en el marco de la economía mixta, para lograr la asignación óptima de recursos entre las diferentes industrias de acuerdo con las prioridades del plan, las actividades económicas en el sector privado debían ser reguladas por el Estado.

Además, para lograr otros objetivos de planificación, como restringir la concentración del poder económico en unas pocas grandes empresas comerciales, el sector privado fue sometido a controles de licencias industriales. Para citar a C. Rangarajan, el ex gobernador del Banco de la Reserva de la India: “Si bien se le dio espacio al sector privado para operar de acuerdo con el concepto de economía mixta, en el campo de la industria, en particular, se circunscribieron las decisiones del sector privado por el mecanismo de licencia. Por lo tanto, mientras que el comercio exterior estaba sujeto a controles debido a la estrategia de sustitución de importaciones, la producción industrial y la inversión estaban sujetas a control debido a la necesidad de dirigir los recursos de acuerdo con las prioridades del plan ".

8. Papel de la planificación y el estado en el período posterior a las reformas de liberalización y privatización :

La crisis de 1991 que fue el resultado de desequilibrios fiscales y dificultades en la balanza de pagos resultó ser un punto de inflexión en la planificación y la política económica de la India para acelerar el crecimiento económico. Siguiendo las recomendaciones del FMI y el Banco Mundial, se hizo un cambio drástico en la India (y también en otros países en desarrollo) en la política económica. En virtud de esto, se adoptó la política de liberalización y privatización para acelerar el ritmo del crecimiento económico y lograr la estabilidad económica.

Se ha planteado una pregunta permanente si en este régimen de liberalización y privatización, había algún papel útil para la planificación y el Estado en el desarrollo de la economía india. En la revisión de la política económica anterior, se descubrió que el sector público era ineficiente. Lejos de generar recursos para la inversión, se convirtió en una carga para el tesoro nacional. El sector privado quedó paralizado por varios controles burocráticos directos que impidieron su crecimiento. En respuesta a esto, se adoptó la política de liberalización económica y privatización.

Se abolieron las licencias, excepto en el caso de pocas industrias. En la nueva política económica, el papel exclusivo del sector público se limitaba a unas pocas industrias estratégicas. Todas las demás industrias fueron abiertas para la producción y la inversión por parte del sector privado. Sin embargo, incluso en este régimen de liberalización y privatización, la planificación por parte del Estado tiene un papel importante, aunque algo diferente del previsto anteriormente. Explicamos a continuación el papel de la planificación y el Estado en el período posterior a la reforma.

Abordar los problemas de la pobreza y el desempleo:

A pesar del mayor crecimiento del PIB en la década de 1980, India se enfrentó al grave problema de la pobreza y el desempleo. La planificación y la intervención estatal son necesarias para abordar los problemas de pobreza y desempleo. Desde principios de los años setenta, los planificadores indios se dieron cuenta, especialmente en los planes quinto, sexto y séptimo de cinco años, que incluso si la tasa de crecimiento del PIB se elevara del 5 al 6 por ciento anual, no era posible hacer una abolladura significativa sobre los problemas de pobreza masiva y desempleo que prevalecen en la economía india.

Se dio cuenta de que los beneficios del crecimiento económico no llegaron a los pobres. Otros opinan que incluso si los pobres obtienen beneficios del crecimiento a través de más oportunidades de empleo generadas por él, el mero crecimiento económico no es suficiente para erradicar la pobreza y el desempleo. Por lo tanto, el papel de la planificación y el Estado es necesario para comenzar e implementar esquemas especiales de empleo, como el Programa de Alimentos por Trabajo y los Esquemas de Garantía de Empleo para ayudar a los sectores pobres y más débiles de la sociedad.

La planificación debe desempeñar un papel importante en el alivio de la pobreza y la generación de empleo. La pobreza existe porque los pobres y los oprimidos tienen pocos recursos para dedicarse a actividades productivas para obtener ingresos suficientes. La falta de un número adecuado de empleos en base salarial es otra causa importante de pobreza y desempleo. Es a través de la planificación que se pueden construir los activos para los pobres. Por ejemplo, es necesario un suministro de crédito adecuado para los agricultores pobres si tienen que hacer mejoras en sus tierras, construir instalaciones de riego y otros activos para aumentar su productividad. No se puede esperar que el sector privado y el mecanismo del mercado construyan y proporcionen activos a los pobres.

Además, debido a varias distorsiones de los precios de los factores, como el precio relativamente bajo del capital debido a diversas concesiones fiscales, el tipo de cambio sobrevaluado de la rupia, el sector privado tiende a usar técnicas más intensivas en capital y, por lo tanto, no creará suficientes oportunidades de empleo. Debido a la creciente intensidad de capital de los procesos de producción, la elasticidad del empleo de la producción en los sectores industrial y agrícola de la economía india ha disminuido considerablemente en las últimas dos décadas. Esto ha reducido significativamente el potencial de empleo de la economía india. Se necesita planificación e intervención estatal para desincentivar el uso de técnicas intensivas en capital y para incentivar el uso de técnicas de producción intensivas en mano de obra.

Además, los planes pueden proporcionar esquemas especiales contra la pobreza y programas especiales de empleo para los pobres y desempleados. Los programas contra la pobreza, como el Programa de Alimentos por Trabajo, el Programa de Garantía de Empleo para proporcionar a una persona de una familia que vive por debajo del umbral de pobreza empleo durante 100 días en un año, serán de gran ayuda para los pobres y desempleados. Si los pobres y los desempleados se utilizan para construir activos duraderos, mejorará la productividad de la economía. Es a través de acciones planificadas por el Estado que tales programas contra la pobreza pueden implementarse de manera efectiva.

Construcción de infraestructura física:

Ahora es bien sabido que el sector privado está menos interesado en construir infraestructura física, como energía, comunicación, carreteras, puertos, carreteras, ya que los beneficios privados son menos que los beneficios sociales en su caso. Esto se debe a que la construcción de infraestructura genera economías externas. Ahora se reconoce que el crecimiento económico se ve obstaculizado por la falta de estas instalaciones de infraestructura. La experiencia pasada también muestra que, excepto en el campo de las telecomunicaciones, el sector privado en la India no se siente atraído por realizar una inversión adecuada en los proyectos de infraestructura. Por lo tanto, para lograr una tasa de crecimiento anual del PIB del 8% de manera sostenida, que es el nuevo objetivo establecido para la economía india, la inversión pública en infraestructura económica en el marco de un plan bien diseñado es de suma importancia.

Inversión en agricultura:

Mientras que las reformas económicas iniciadas desde 1991 se centraron en acelerar el crecimiento industrial mediante la liberalización y la privatización, se descuidó la inversión en agricultura. Gran parte de los recursos del gobierno se gastaron en proporcionar subsidios a los agricultores. Como resultado, la formación de capital en la agricultura se ha desacelerado sustancialmente desde principios de los noventa. La tasa promedio de crecimiento agrícola ha sido extremadamente baja en la última década y media.

Esto ha empeorado las oportunidades de empleo en la agricultura y en algunos Estados, especialmente en Andhra Pradesh, Karnataka y Odisha, varios agricultores se han suicidado. La agricultura necesita una inversión adecuada para la cual se necesita acceso al crédito para los agricultores a bajas tasas de interés. Además, para mejorar la productividad en la agricultura, la inversión en riego es esencial. Solo el Estado en un marco planificado puede hacer una inversión adecuada para ampliar las instalaciones de riego y emprender proyectos de control de inundaciones.

Creación de infraestructura social y promoción del desarrollo humano:

En primer lugar, la planificación es necesaria incluso después de la política de liberalización y privatización para crear la infraestructura social y el desarrollo humano, que son de crucial importancia para promover el desarrollo económico. Necesitamos construir escuelas, colegios, hospitales, instituciones de educación técnica y científica. investigación. Tenemos que impartir habilidades a los jóvenes para que puedan ser empleados en actividades productivas. Estos se pueden construir mejor a través de la planificación por parte del Estado. La participación del sector privado en la creación de la estructura social y el desarrollo humano no es capaz de atender todas las necesidades de la sociedad, particularmente de los sectores pobres y más débiles de la sociedad. El mecanismo de mercado impulsado por el motivo de la ganancia privada no podrá equilibrar la "necesidad" y la "oferta" a este respecto. Por lo tanto, la planificación en esta área seguirá siendo importante.

Desarrollo regional equilibrado:

La planificación en los países en desarrollo también es necesaria para eliminar grandes disparidades en el desarrollo entre regiones. La eliminación de las disparidades regionales en el desarrollo económico requiere un flujo de recursos invertibles en todas las regiones. Con una mayor libertad y elección de la ubicación que ahora está disponible para el sector privado, es más probable que algunos Estados puedan atraer más inversión privada que otros. De hecho, la experiencia pasada ha demostrado que las fuerzas del mercado no funcionan de manera de lograr el equilibrio regional en el desarrollo económico. Por lo tanto, se necesita planificación para gestionar el flujo de recursos entre las regiones para la eliminación rápida de las disparidades regionales.

Para este plan, la formulación debe garantizar que la inversión pública en infraestructura se reoriente en favor de los Estados menos acomodados. En la actualidad, los planes prevén programas de área especiales como el Plan de Desarrollo del Área de Hill, el Plan de Área Tribal y los Planes de Desarrollo del área del Nordeste y Jammu y Cachemira. Si bien estos programas ayudan en el desarrollo de infraestructura básica en estas áreas, la acumulación de desarrollo es grande. Por lo tanto, se necesitan considerables esfuerzos y recursos planificados para la integración de tales regiones atrasadas en la corriente principal del proceso de desarrollo en el país.

Cabe señalar además que el enfoque con respecto al tema del atraso y el equilibrio regional ha estado tradicionalmente en la industrialización. Sin embargo, la evidencia sugiere que la reducción de las disparidades regionales, particularmente en el nivel de vida promedio, puede lograrse mejor si se enfoca más en la agricultura y otras actividades rurales. Para este plan, la formulación debe ser tal que permita aumentar la productividad de la agricultura en las áreas atrasadas. Además, se necesitan esfuerzos planificados para mejorar la conectividad de estas áreas en términos de transporte y comunicación con el resto del país.

Protección del medio ambiente y la ecología:

Finalmente, hay áreas como la protección del medio ambiente, los bosques y la ecología en las que los mercados no pueden desempeñar un papel de asignación eficiente. La intervención del Estado es esencial para regular las operaciones del sector privado y el funcionamiento del mecanismo de mercado con respecto a las actividades que afectan negativamente el medio ambiente, los bosques y la ecología de la economía. Del mismo modo, el funcionamiento del mecanismo de mercado funciona de una manera que conduce al agotamiento excesivo de los escasos recursos naturales como minerales raros, tierra y agua.

Esto perjudica las perspectivas de crecimiento sostenible. Por lo tanto, es necesaria una planificación adecuada para su uso óptimo. A este respecto, vale la pena citar las observaciones del octavo plan quinquenal de la India: “El mecanismo del mercado nunca es adecuado para proteger el medio ambiente, los bosques y la ecología. Tampoco es adecuado para dar orientación sobre el uso de recursos escasos como minerales raros, tierra y agua. Se necesita una perspectiva a largo plazo y, por lo tanto, planificación, en estas áreas ”.

Asignación de recursos entre los Estados:

India es un estado federal. Tanto el Centro como los Estados tienen distintas áreas de operación. La inversión para el desarrollo requiere recursos. Los recursos de ciertos impuestos recaudados por el Centro son distribuidos entre los Estados por la Comisión de Finanzas, que se designa cada cinco años para revisar la situación. La Comisión de Planificación asigna recursos no tributarios entre los Estados de acuerdo con sus necesidades de desarrollo y proyectos presentados por ellos a este respecto.

9. Nuevas reformas económicas favorables al mercado en los países en desarrollo desde 1980 :

Desde la década de 1980, ha habido una contrarrevolución neoclásica en la política económica tanto en los países desarrollados como Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Alemania Occidental y países en desarrollo de América Latina y países asiáticos como India, Pakistán y Bangladesh. En virtud de esto, ha habido un cambio de la propiedad pública de las empresas en varios sectores de la economía al desmantelamiento de la propiedad pública, y también a la dilución del papel del gobierno y el sector público en la economía. Como resultado, a la economía de mercado se le ha permitido trabajar libremente sin muchos controles por parte del gobierno sobre ella. Además, bajo este nuevo marco de políticas, a las políticas macroeconómicas del lado de la oferta se les ha dado un papel dominante en la promoción del crecimiento económico en lugar de las políticas de gestión de la demanda adoptadas bajo la influencia de JM Keynes.

Muchos países en desarrollo (incluida la India) después de la independencia no eliminaron por completo el sistema de mercado de producción, intercambio y distribución por sector privado sobre la base de las ganancias. De hecho, la India y también algunos otros países en desarrollo adoptaron el 'modelo de economía mixta' en el que se permitió a los sectores público y privado trabajar y crecer en sus respectivos campos. En la India, la Resolución de Política Industrial de 1956 delimitó los campos respectivos en los que los sectores público y privado fueron concebidos para trabajar y crecer con sectores cruciales como las industrias pesadas básicas, la generación de energía, la fabricación de armas y municiones, la energía atómica se había reservado para el sector público. .

Casi todas las industrias de bienes de consumo se dejaron al sector privado para la producción, el intercambio y la distribución sobre la base del libre juego de las fuerzas del mercado. Sin embargo, la planificación centralizada y el sector público tuvieron un papel dominante en el suministro o la producción de bienes, especialmente en los que el sector privado no se sintió atraído por la inversión. En la India, durante casi cuatro décadas, desde 1950 hasta 1990, prevaleció este sistema de economía mixta de coexistencia de los sectores público y privado con el sector público ocupando alturas dominantes de la economía.

Sin embargo, la experiencia real con el modelo de economía mixta, aunque pareció funcionar bien durante algún tiempo, también tuvo sus defectos. Economic growth rate in India in the first four Five Year Plans (1951-1974) was on an average 3.5 per cent per annum which was hardly sufficient to make dent into the problems of poverty and unemployment in view of rapid population growth of around 2 per cent per annum and requirement of 1 per cent of GDP for increase in investment per year in the economy.

As a result, the magnitudes of poverty and unemployment remained very high. Given a very modest poverty line (Rs 49.1 per capita per month for rural India and Rs 56.6 per capita per month at 1973-74 prices), 54.9 per cent of population was found to be living below the poverty line in 1973 which fell to 51.36 per cent of population in 1977-78 and to around 40 per cent in 1983 for All India (both rural and urban areas put together). Likewise, in India in 1983 a high 9 per cent of labour force was found to be unemployed on daily status basis.

However, as a result of relaxation of certain industrial controls over the private sector and adoption of some measures to promote exports during the eighties and pickup in public sector investment in the later part of the eighties, the growth rate of GDP rose to 5.6 per cent per annum during the eighties. However, the period of eighties in India was characterised by large-scale borrowing from abroad which led to the large increase in India's foreign debt and its annual service charges. This ultimately resulted in balance of payments crisis in 1990-91 and sharp rise in inflation rate in India.

Thus in the overall period of four decades (1951-91) reliance on centralised planning and important role given to the public sector for accelerating economic growth seemed to be not successful. It was realised that as there are market failures, there are government failures too. Thus due to apparent failures of economic planning and the macroeconomic imbalances as reflected in balance of payments crisis on the one hand and high inflation on the other in India and other developing countries, the role of government and planning in economic growth began to be called into question. This called for revision of the role of government and planning in economic development.

Why Market-Friendly New Economic Reforms were adopted?

Due to failures of Government in the late eighties it was felt that importance given to the public sector in the strategy of industrial development and stiff controls over the working and expansion of the private sector were obstructing economic growth and promoting inefficiency. Further, in 1991, India experienced serious problems of a high rate of inflation on the one hand and huge deficit in the balance of payments on the other. To overcome these problems some economists such as IMD Little, Jagdish Bhagwati, Bela Balassa who had been advisors of World Bank and IMF argued for the adoption of the policy of economic liberalisation by India and other developing countries to promote growth, check inflation and solve the problem of balance of payments. They advocated that free markets and greater role of private sector (including foreign investors) would ensure efficiency by encouraging competition.

The experiment of a mixed economy as described in the Industrial Policy Resolution of 1956 and later amendments made in it wherein public sector was given a prominent role in industrial development of the Indian economy seemed to be a success in the beginning. It was through public sector investment that a lot of infrastructure such as irrigation, transport, power was developed. Many basic and basic heavy industries such as steel, fertilizers, and machine-making industries were built by the public sector. But during the eighties several shortcomings of the working of public sector were observed.

First, the public sector which was expected to generate adequate resources for the growth of the economy not only failed to do so but in fact was incurring huge losses which raised the expenditure of the government. The losses of the public sector were said to be due to the inefficiency of the public sector enterprises. Secondly, the problem of macroeconomic imbalances, both in the internal and external sectors, emerged and assumed serious proportions in 1990-91. The huge budget deficits of the government and expansion in money supply led to the serious problem of inflation.

On the external front, higher commercial borrowing from abroad at higher rates of interest resulted in the serious problem of persistent deficit in the balance of payments. This caused a sharp decline in the foreign exchange reserves. The foreign exchange reserves fell to such a meagre amount that it could meet the payments for imports only for 15 days. This compelled the Government to approach IMF and World Bank for necessary help to tide over the foreign exchange crisis. IMF and World Bank agreed to help only if policy of economic liberalisation was adopted and accordingly greater role be assigned to the private sector in boosting industrial investment and production in a competitive environment.

It was believed that market competition would ensure efficiency and stimulate economic growth. The objective of new industrial policy based on liberalisation, privatisation and globalisation was to improve the efficiency of the economic system by eliminating the regulatory mechanism that involved various licenses and permits which reduced competition in the market and planning in the late eighties switched back to the market system which led to the policy of liberalisation and privatization in many developing countries under the guidance and direction of World Bank and IMF. Dr. C. Rangarajan, Chairman of the Advisory Council to the Prime Minister of India, writes, “The thrust of the new economic policy was towards creating competitive environment in the economy as a means to improving the productivity and efficiency of the system. This is to be achieved by removing the barriers to entry and restrictions on growth of the firm. While the industrial policy seeks to bring about a greater competitive environment domestically; the trade policy seeks to improve international competitiveness subject to the protection offered by tariffs which are coming down.”

We explain below these structural adjustment reforms, with special reference to India. After independence, India avoided the extremes of both capitalism and socialism and opted for a mixed economy where planning and the public sector played an important role in the economic development of the country. The experiment of a mixed economy as evolved in India seemed to be a success in the beginning but during the seventies and eighties several shortcomings of its working had been noticed.

Inefficient Working of Public Enterprises:

First, the public sector which was expected to generate adequate resources for the growth of the economy not only failed to do so but in fact was incurring huge losses which raised the expenditure of the government. The losses of the public sector were said to be due to the inefficiency in the working of public enterprises. Secondly, the problem of macroeconomic imbalances, both in the internal and external sectors, emerged and assumed serious proportions in 1990-91.

The huge deficits in the successive budgets of the government due to internal imbalance of Government expenditure and revenue led to the creation of more money supply which created the serious problem of rising prices, so much so that rate of inflation went up to about 17 per cent per annum during August 1991. This compelled the newly elected Congress government to reduce government expenditure and fiscal deficit for stabilising prices.

Balance of Payments Crisis:

In the external sector, the huge deficits in the balance of payments due to the rising imports and sluggish exports persisted for a long time and, to meet this deficit, the government resorted to commercial borrowing from abroad at higher market rates of interest. As a result of persistent deficits on the current account, the foreign exchange reserves declined to a very small sum in June 1991 which could last for payments for necessary imports only for about few weeks. This compelled the government to approach IMF (International Monetary Fund) for loans to make necessary payments and enhance the foreign exchange reserves.

Thirdly, though the annual growth of national income during the eighties went up to over 5 per cent and of the industrial sector to 8 per cent, which was considered to be a good performance, but due to macroeconomic imbalances which emerged in the economy they could no longer be sustained any more. In the external sector, the situation became so worse in 1991 that India came to the brink of default. To avoid the default and to win over the confidence of international business community, the government had to sell a part of its gold reserves and a certain amount of gold was even pledged with Bank of England to obtain the foreign exchange reserves to meet its obligations. Further, it had to approach the IMF for loans to tide over the foreign exchange crisis.

Excessive Government Controls over Private Sector:

Besides, excessive government regulation and control over the private sector proved to be counter-productive. The following drawbacks of excessive regulation of the private sector were emphasised and case for liberalisation of private sector was built up, especially by Jagdish Bhagwati and TN Srinivasan, the two economists associated with World Bank and International Monetary Fund.

The following arguments were given in favour of deregulation of the private sector and assigning to it a greater role in economic growth of the Indian economy:

1. The industrial licensing and controls had degenerated into arbitrary bureaucratic controls on the allocation of resources in competing industries. The licences were issued to make investment in those industries which bureaucrats chose in tune with the policies they administered. This licensing system replaced the efficient market system of resource allocation by personal system of resource allocation. Thus excessive regulation of the private sector, according to the advocates of economic reforms, had resulted in the suboptimal resource allocation in industries. Hence, there was a need for liberalisation.

2. The industrial licensing system had stifled private initiative and enterprise because this system had left no scope for private initiatives in investment planning and investment decisions. In fact, the industrial licensing system did not allow the competitive economic environment to operate. As a result of this, the entrepreneurs had become attuned to secure monopoly rent, rather than to earn profits through enterprise and skills. Jagdish Bhagwati and TN Srinivasan identified licensing and control regime as the causative factor responsible for low productivity and high capital-output ratio.

Hence, industrial liberalisation became an imperative condition for the growth of forces of competition to ensure high efficiency and productivity in Indian industries.

3. Under the regime of licensing, the industrial units which tried to increase output by making full utilisation of installed capacity were penalised on the ground that their production exceeded the licensed capacity even if goods produced were much needed and were in short supply. Hence, industrial liberalisation became essential from the point of view of promoting industrial growth by the creation of additional productive capacity and its optimal utilisation.

4. The industrial licensing policy had failed to achieve its objectives of balanced regional industrial development and prevention of concentration of economic power. In fact, during licensing regime, the regional industrial imbalances and concentration of economic power had got intensified. Hence, there was a strong case for scrapping licensing system and switching over to market system.

Washington Consensus and Reforms:

Before explaining the economic reforms initiated in 1991 under the pressure of IMF and World Bank, it may be mentioned that these reforms mainly constituted what is now labelled as Washington Consensus. This consensus was formulated by John Williamson, with the other officials of World Bank, IMF and key US government agencies. This consensus contains 10 elements of development policy which were suggested to promote economic growth in the developing countries and also help them solve their problems of indebtedness, balance of payments difficulties and high rate of inflation.

It is noteworthy that this Washington Consensus followed a free market approach to development and, contrary to the views of many development economists, it did not emphasise elimination of poverty and reducing inequalities to achieve real development, as it is now widely understood. The Washington Consensus and fiscal and structural reforms it envisages views that poverty will be automatically removed if rapid economic growth is achieved. Its message is 'take care of growth, poverty will take care of itself'.

Emergence of Market Failures:

Now, from 2008 onwards as a result of financial crisis which shattered the US and European countries and through the greater integration of the world economy through trade and international capital flows, the developing countries (including India) could not remain unaffected. Financial crisis in the US occurred because banks and other financial institutions in their financial market operations clubbed sub-prime housing loans securities into the new derivatives in a non-transparent manner and sold them in the market.

This whole financial market system collapsed when people started defaulting in paying their housing loans. In India as in other developing countries, which adopted the free market system under directions of World Bank and IMF which insisted on the adoption of policy of liberalisation, privatisation, globalisation as a precondition to bail them out of the balance of payments crisis and tough fiscal situation have witnessed again in recent years the failures of market system to ensure growth with stability.

The most important reason is that in developing countries markets are characterised by widespread imperfections due to which they failed to work with efficiency and rationality. Joseph E. Stieglitz argues that “markets are not necessarily either efficient or stable or that our economy is not well described by the standard model of competitive equilibrium used by a majority of economists”.

 

Deja Tu Comentario