Inversiones de cartera: caso a favor y en contra | Ciencias económicas

La inversión de cartera es esa forma de flujo de capital extranjero en el que los inversores extranjeros solo tienen el capital propio. La gestión y el control del capital sigue en manos del país anfitrión. Los PMA han desarrollado una fuerte preferencia por la inversión de cartera en vista de los graves peligros inherentes a la inversión extranjera directa. La inversión de cartera, de hecho, significa préstamos de un país de otros países o de las instituciones internacionales de crédito.

La inversión de cartera o los préstamos extranjeros permiten al país anfitrión la libertad de controlar el uso de capital extranjero y los ingresos generados por él. Los préstamos extranjeros pueden estar vinculados a un proyecto o programa específico. Los préstamos no vinculados pueden ser utilizados por los países prestatarios para los ajustes de la balanza de pagos o para otros fines específicos. Este último debe realizar el reembolso del préstamo y los intereses al respecto según lo estipulado en un acuerdo entre este y el país prestamista.

La inversión de cartera en la India aumentó de 4 millones de dólares en 1991-92 al nivel máximo de 3, 82 mil millones de dólares en 1994-95. En 2001-02, las inversiones de cartera en India se ubicaron en el nivel de US $ 20, 2 mil millones. Entre 2003-04 y 2007-08, las entradas de la inversión de cartera aumentaron bruscamente de US $ 12.5 mil millones a US $ 27.43 mil millones. En el año 2010-11, las inversiones de cartera ascendieron a 23.800 millones de dólares. La inversión neta de cartera disminuyó a US $ 21.0 mil millones en 2013-14.

Caso para inversiones de cartera:

Los principales argumentos en apoyo de las inversiones de cartera son los siguientes:

(i) Económico:

Cuando se obtiene capital extranjero en forma de inversión extranjera directa, los inversores reciben ganancias o rentabilidad de las acciones. En general, la tasa de rendimiento de la inversión extranjera directa es bastante alta. Por el contrario, la tasa de interés sobre los préstamos de países extranjeros o agencias de préstamos multilaterales es muy baja. Por lo tanto, la inversión de cartera es más económica desde el punto de vista del país prestatario.

(ii) Dirección correcta del capital:

En caso de inversiones extranjeras directas, la utilización del capital se rige por la consideración de la tasa máxima de ganancia o rendimiento posible. En ciertos sectores o industrias, el grado de riesgo puede ser alto y la tasa de rendimiento baja. Las inversiones extranjeras directas no se realizarán en esas industrias o sectores a pesar de que requieren una alta prioridad. Los préstamos se pueden utilizar de acuerdo con las prioridades económicas y sociales y es posible alcanzar el objetivo de la planificación económica a través de inversiones de cartera.

(iii) Certeza sobre el pago:

En el caso de los préstamos extranjeros, los reembolsos de los préstamos y los intereses correspondientes deben realizarse en el momento estipulado. Hay certeza completa y definición al respecto. Por el contrario, existe mucha incertidumbre sobre la repatriación de capital y la remesa de ganancias en el caso de las inversiones extranjeras directas.

(iv) Sin explotación de la economía nacional:

Cuando hay inversiones extranjeras directas, los empresarios extranjeros explotan la mano de obra, las materias primas y los mercados del país anfitrión para sus intereses creados. Tal explotación de la economía doméstica no puede ser posible en caso de préstamo externo ya que el control del capital recae en el país anfitrión.

(v) Adecuado para el desarrollo del sector público:

En los PMA, el sector público desempeña un papel vital en el proceso de transformación económica. Algunas de las industrias de bienes pesados ​​y de capital, en las que la perspectiva de riesgo es alta y no se esperan inversiones privadas nacionales y extranjeras, deben iniciarse en el sector público. El capital para la puesta en marcha de proyectos en el sector público puede obtenerse en forma de inversión de cartera extranjera que es adecuada para el desarrollo del sector público.

(vi) Gestión y control indígena:

Mientras que en el caso de las inversiones extranjeras directas, la propiedad, el control y la gestión del capital siguen en manos de los extranjeros, los inversores y empresarios nacionales conservan el control y la gestión de los préstamos obtenidos de fuentes extranjeras.

(vii) Sin temor a la aparición de monopolios:

Las inversiones extranjeras directas a menudo dan como resultado la concentración del control industrial en manos de empresarios extranjeros y la consiguiente aparición de oligopolios o monopolios que explotan las economías de los países anfitriones. No puede temer el surgimiento de monopolios en el caso de inversiones de cartera.

(viii) Sin miedo a la dominación política:

Las inversiones extranjeras directas a veces conducen a la pérdida de autonomía en la toma de decisiones económicas y políticas. En el caso de la inversión de cartera, por el contrario, el país anfitrión debe utilizar los fondos prestados de acuerdo con sus propias prioridades para que este último conserve la independencia de acción.

Hay pocas posibilidades de que los países prestamistas puedan asumir el dominio económico y político en los países prestatarios. Sin embargo, el cumplimiento de las condicionalidades por parte de los países prestamistas y las agencias multilaterales para ganar la elegibilidad para garantizar préstamos y para el uso de fondos no puede descartarse en esta forma de transferencia de capital.

Caso contra inversiones de cartera:

Los principales argumentos en contra de las inversiones de cartera son los siguientes:

(i) Carga de interés:

En caso de inversión extranjera directa, los accionistas reciben dividendos en el año en que las empresas se benefician de ganancias. No se realizan pagos de dividendos en caso de pérdidas. Por el contrario, el país prestatario está cargado con una pesada carga continua de pago de intereses en el caso de las inversiones de cartera.

(ii) Sin beneficio de tecnología avanzada:

Cuando un PMA obtiene inversiones directas del extranjero, obtiene el beneficio no solo del capital extranjero sino también de la última maquinaria, equipo y conocimientos técnicos. En caso de inversiones de cartera, solo los préstamos estarán disponibles. El país anfitrión no obtiene el beneficio de la tecnología extranjera avanzada.

(iii) Uso no económico:

Las inversiones directas se emplean invariablemente en aquellas actividades donde se espera obtener el máximo rendimiento. Por el contrario, es probable que los préstamos extranjeros se utilicen en sectores de alto riesgo y bajo beneficio. Algunas veces el capital de préstamos extranjeros se disipa en el financiamiento del consumo o para satisfacer las necesidades de defensa. Por lo tanto, las inversiones de cartera pueden utilizarse de una manera no económica. Sin embargo, este problema puede superarse si los préstamos están vinculados a un proyecto o programa específico.

(iv) Menos presión para la movilización de recursos internos:

La tasa de crecimiento constante y más alta requiere que los países en desarrollo realicen esfuerzos enérgicos hacia la movilización de recursos internos para el desarrollo. Pero cuando los préstamos de fuentes externas se pueden obtener en términos fáciles, hay menos presión para movilizar los recursos para el desarrollo desde el país de origen. Puede desalentar el ahorro interno y la inversión y neutralizar en parte el capital extranjero.

(v) Extravagancia del gobierno:

Cuando el gobierno puede recaudar fondos a largo plazo con tasas de interés muy bajas, existe el temor de extravagancia por parte de los gobiernos de los PMA. Los fondos pueden ser mal utilizados en consumo conspicuo, construcción de hoteles, restaurantes, estudios deportivos, etc. Es probable que dicho gasto tenga un efecto adverso en el proceso de crecimiento. No puede haber un mal uso de los fondos en el caso de inversiones extranjeras directas.

(vi) Dificultad durante la depresión:

Los préstamos extranjeros representan un problema para los países prestatarios en tiempos de depresión. Como el país tiene bajos ingresos cambiarios, el servicio de la deuda se vuelve difícil. Tal situación no surge en el caso de las inversiones extranjeras directas.

(vii) Flujo de capital inverso:

Se supone que los préstamos de países extranjeros y las instituciones multilaterales de crédito complementan los recursos disponibles para financiar el desarrollo. Sin embargo, la experiencia de la India durante los años noventa mostró que había un flujo inverso de capital desde la India. Según el Informe sobre el desarrollo mundial emitido por el Banco Mundial en 1999, el desembolso de la ayuda al desarrollo a la India durante el período 1994-99 fue de $ 2636 millones.

El pago realizado por India a los prestamistas a través del servicio de la deuda ascendió a $ 4703 millones. Por lo tanto, hubo un flujo de salida neto o flujo de capital inverso de la magnitud de $ 2067 millones. Incluso en el 2008-09, el país experimentó una salida neta de inversión de cartera de la magnitud de US $ 11.3 mil millones. Es probable que tal situación tenga un efecto muy deprimente sobre la situación de la BDP y el proceso de desarrollo.

(viii) Influenciado por razones políticas:

Los préstamos extranjeros se otorgan en mayor medida para aquellos países que tienen una alineación política más estrecha con los países prestamistas. Los países que intentan seguir una línea de acción política independiente no pueden conseguir capital de préstamos extranjeros.

(ix) Interferencia extranjera:

Los países prestamistas insisten en los usos particulares de los préstamos. También estipulan el modo de movilización de recursos para el reembolso de préstamos extranjeros. Por lo tanto, las inversiones de cartera generalmente resultan en la interferencia en las políticas económicas y políticas de los países prestatarios.

A pesar de estas deficiencias, los PMA tienen una mayor preferencia por las inversiones de cartera sobre las inversiones extranjeras directas.

 

Deja Tu Comentario